Storytelling, ong y marcas verdes: tips para una estrategia de comunicación

Todo el mundo ama las buenas historias. Contar historias es una habilidad esencial para los negocios de todos los colores, incluyendo los verdes.

El storytelling es uno de los primeros géneros de la comunicación social humana que se remonta desde los orígenes del hombre, como un modo de compartir información, registrar lo sucedido, explicar y enseñar.

En un mundo cambiante y confuso, las historias que contamos nos ayudan a entender quiénes somos y hacia dónde vamos.

El storytelling es, por tanto, una técnica muy efectiva para áreas como la comunicación científica, la comunicación política, el marketing, y en general, todo tipo de estrategia de comunicación que busque difundir, enseñar, empoderar, convencer o compartir ideas.

¿Por qué el storytelling es tan efectivo?

1- Porque estamos naturalmente condicionados a escuchar historias, desde la niñez, desde los formatos televisivos, los libros de cuentos, las fábulas y cuentos tradicionales

2- Por el gran contenido emocional que transmite tanto la historia como quien la cuenta, los gestos, las exclamaciones y las imágenes que apoyan el discurso

3- Porque además del contenido emocional, contiene información útil, necesaria, auténtica u original, que sirve a la audiencia para inspirar, reflexionar, ejemplificar y aprender de la experiencia de otros.

¿Esto qué significa para las marcas y organizaciones que quiera utilizar el storytelling como forma de comunicación con sus públicos?

Significa que para contar una buena historia, necesitamos 5 ingredientes básicos:

1- Un buen argumento

2- Una lista de palabras claves, que reflejen emociones e imágenes válidas para nuestro público

3- Un buen orador (una habilidad que se aprende)

4- Datos reales y contrastables que pertenezcan a la historia o que se puedan relacionar directamente con ella.

5-Medios disponibles para compartir la historia y viralizar el contenido

Ya sabemos que la calidad del contenido por sí sola no basta, hay que visibilizarlo, compartirlo, difundirlo.

Cuando hablamos de marca, no se refiere sólo a las grandes empresas o negocios.

Las organizaciones sociales también tienen una marca, reconocida y a la que se le atribuyen una serie de atributos, tanto a nivel local como internacional. Piensa en Greenpeace, Médicos sin Fronteras o la ONU, o en la municipalidad de tu ciudad.

Los negocios, aunque tengan más relación con el lucro, también pueden ser negocios verdes y sociales, o marcas verdes.
Esto es, empresas y emprendedores sociales, o proyectos lanzados por el área de responsabilidad social y empresarial de las corporaciones.

El storytelling para negocios verdes o marcas verdes tiene la ventaja de que hay miles de historias para contar, propias o ajenas.

Algunos ejemplos son los siguientes:

• Proyectos con la comunidad, historias del día a día de las actividades del proyecto
• Nuevos productos o servicios sostenibles lanzados al mercado
• Contribución o alianzas con organizaciones reconocidas por una buena causa
• Historias de cambio
• Poner rostros a los números y estadísticas

Contar historias sobre su compromiso con la sostenibilidad, el cambio climático o el medio ambiente es factor que ofrece a las empresas verdes una gran ventaja en el mundo de los negocios, por lo que necesitan sacar el máximo provecho de ella.

Las organizaciones sociales e internacionales, tienen buenas historias, y las empresas buenas técnicas. ¿Por qué no aprovecharse y aprender de ambos mundos a través del storytelling, como estrategia de comunicación para el desarrollo y marketing verde?

Hoy se celebra el día del medio ambiente, excelente fecha para empezar a innovar con nuestras estrategias de comunicación que poco nos está ayudando con temas como visibilidad, reputación y fundraising.

Así que como primera tarea, apúntate esta lista corta de 7 pasos para empezar a delinerar una estrategia de storytelling transmedia

Empecemos con la historia.

1. Lista los valores que hacen que tu organización o empresa sea única

2. Investiga mejor tu historia. La historia se compone de fragmentos y experiencias de distintos actores y por distintos soportes, pregunta, averigua, incluye, deja que la construcción de la historia sea participativa, para que sea más representativa.

3. Simplifica, no seas pretencioso, redacta un objetivo claro de lo que quieres conseguir, y arma tu historia en base a ello, desecha todo lo demás para otra historia.

4. Empieza a practicar cómo contarla, prueba con distintos medios y soportes, lo más simple es frente al espejo, pero si puedes y te apañas, un video es una técnica muy provechosa para medir tanto cómo la cuentas como lo que te produce.

5. Valida tu historia, muéstrale la historia en distintos soportes a distintas personas y recibe feedback, luego corrige.

6. Una vez lista tu historia, desgránala en partes, y luego la construyes de nuevo con un mix de medios.

7. Difúndela por los distintos medios y canales disponibles, aprovechando las redes sociales y otros medios 2.0, la publicidad, los eventos. (no olvides que el cara a cara también es un medio)

Espero te sirvan estos tips paso a paso, pero si quieres más detalles, me das un toque con cualquiera de las opciones de contacto que tienes disponible, suscríbete o estate atento al próximo contenido

Si te ha gustado o crees que le pueda servir a alguien más, comparte 🙂

Cintia Oliva

Apasionada de la comunicación estratégica, los viajes, la tecnología 2.0 y la innovación ciudadana. Consultora Internacional. Me especializo en temas de cocreación abierta y metodologías participativas, desarrollo sostenible, políticas públicas y cooperación internacional. Dirijo Appsworking Lab, laboratorio de proyectos de innovación, comunicación y tecnologías para el desarrollo orientado a startups, ong, organizaciones, rse y gobierno. Periodista digital y emprendedora.